Un agradecimiento que llega hasta el fin del mundo.

A lo largo de dos intensas semanas, unos 50 animadores de Grupos Cristianos – SalleJoven Sector Madrid han vivido la experiencia de peregrinar hasta Finisterre. Cuidando las medidas de seguridad y protección en este tiempo de pandemia, los jóvenes permanecieron siempre en un mismo albergue desde el que se trasladaban al inicio de la etapa que les tocaba para la jornada. 

Al día le correspondía no solo peregrinar y descansar, sino también dialogar, reflexionar y cuidarse como personas, lasalianos y cristianos. De modo que, a través de distintos momentos de grupos, los mismos animadores pudieron detenerse y hacerse grandes preguntas. Los tiempos de silencio, oración y contemplación han ayudado a que muchos se reencontraran con el Padre misericordioso que nunca abandona a ninguno de sus hijos. 

Este rico encuentro que ha sido valorado muy positivamente por los propios participantes ha querido, entonces, no solo ser una experiencia significativa para los animadores de Grupos, sino también la forma de agradecerles todo el esfuerzo realizado durante el año. Así que, como se ha repetido siempre: ¡Gracias! La gratitud que el Equipo de Animación del Sector y los Equipos de Pastoral de La Salle Madrid han querido llevar hasta el final del mundo, que ahora vuelva a cada uno de los colegios y persevere en la acogida y servicio que viernes tras viernes realizan con tantos niños y niñas. Para visualizar más imágenes, vídeos y otras reflexiones búscanos en twitter: @gruposlasalle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.