Ser joven Lasaliano

Perfil del Joven LasalianoCaptura de pantalla 2014-03-09 a la(s) 12.05.09

Asociados para la Misión Educativa, los Jóvenes Lasalianos, procedentes de diversos horizontes y cualquiera que sea su vocación, son llamados a ser protagonistas de un proyecto personal y comunitario, llenándose del carisma Lasaliano que se manifiesta en los lazos de Fe, Fraternidad y Servicio. 

Los Jóvenes Lasalianos se reúnen en torno a un espíritu y a una misión común. A través de un proceso de descubrimiento, participación e integración, pasan por diversas etapas. Las características son:

1. Una vocación a vivir de acuerdo al carisma de San Juan Bautista de La Salle y sus valores.

2. Una vida de fe que descubre a Dios en la realidad, a la luz de la Escritura y, para las personas de otras religiones, según sus propios textos sagrados.

3. Una experiencia comunitaria vivida de diferentes formas y acorde a la identidad de cada uno.

4. Una misión que asocia en el servicio educativo de los pobres y que implica una cierta duración.

5. Una apertura universal que nos abre a dimensiones que superan lo personal y su realidad local.

Los Jóvenes Lasalianos son enviados para compartir una misma misión con el conjunto de los Lasalianos del mundo, viven a su manera lo que el Fundador quiso y que junto con los Hermanos se siga viviendo: responder a las necesidades educativas y espirituales de los hijos de bajos recursos y de los pobres. Tres grandes campos (aunque no exclusivos) pueden resumir la expresión específica de esta Misión Lasaliana para los mismos Jóvenes Lasalianos:

1. Mover los corazones de los niños a partir del conocimiento de sus derechos y de sus necesidades, buscando ser actores activos en el servicio educativo.

2. Promover la justicia social a partir de un buen conocimiento de los retos sociales para poder encarar las injusticias.

3. Vivir los valores Lasalianos a fin de ser signo visible del Amor de Dios, buscando, donde sea posible, ser actores en la pastoral y formación de la fe de los jóvenes, transmitiendo de manera auténtica estos valores a los demás.

Unidos en el espíritu y en la misión, los Jóvenes Lasallistas manifiestan sin embargo una gran diversidad, tanto en el plano vocacional, cultural, religioso como en el profesional. Así se vive un profundo respeto entre los jóvenes, ya sean seglares, Hermanas Lasalianos o Hermanos, cléricos, estudiantes o profesionales, católicos, de otra religión o sistema de creencia. En el seno del movimiento de los Jóvenes Lasalianos no se da cabida a ninguna discriminación, sea sexista, racista, política, lingüística o cualquier otra forma en los movimientos de los Jóvenes Lasalianos alrededor del mundo. Generalmente se acepta como edad de los Jóvenes Lasalianos que oscila entre los 16 y 35 años.

Siguiendo a Juan Bautista de La Salle, también él innovador de su tiempo, los Jóvenes Lasalianos dan muestras de una gran creatividad para el mundo de hoy. Se comprometen en una multitud de proyectos de servicio, ya sea a favor de los pobres, de los niños y jóvenes, de la educación, del medio ambiente o de cualquier necesidad inspirada por la misión y el espíritu Lasalianos. Además, actúan tanto a nivel local, como nacional o internacional.

Los Jóvenes Lasalianos son agentes constructores de un mundo de amor, que actúan en asociación con la Familia Lasaliana y en colaboración con toda persona o grupo de buena voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *